CON EL APOYO DE LA U…

Roger González, nació en Monterrey, Mé…

TE INVITAMOS A LA SE…

La maestría en escritura cinematográ…

MEXFUTURA, UNIÓN ENT…

Los invitamos a escuchar a MexFutura, un…

"DOS FRIDAS" DE ISHT…

PÖFF Tallinn Black Nights Film Festiva…

TE INVITAMOS AL ENCU…

Este martes 6 de noviembre, en el marco …

FOTOGRAFÍAS DEL JALO…

Aquí, una divertida galería de lo que su…

LA OFRENDA DE LA UNI…

Día de los Muertos es una de las tradici…

TE INVITAMOS A LA SE…

La maestría en escritura cinematográfica…

LA FRATERNIDAD DE LA…

MUTEK.MX es un festival que presenta est…

LA MAESTRÍA EN ESCRI…

La Maestría en Escritura Cinematográ…

«
»
TwitterFacebookGoogle+

CORTOMETRAJE “AQUELLAS PÁLIDAS CABEZAS” DE MANUEL ALACID, ALUMNO DE CINE DE LA UNIVERSIDAD DE LA COMUNICACIÓN

Manuel Alacid
Cortometraje “Aquellas pálidas cabezas”
Manuel Alacid es originario del Estado de México, desde niño ha tenido fascinación por el cine, un punto decisivo en su vida que lo dirigió a dedicarse al cine fue aproximadamente a los doce años al ver la obra cinematográfica “El hombre elefante” de David Lynch, película estadounidense de 1980 rodada en blanco y negro que lo aterrorizó.
Actualmente es estudiante de la licenciatura de Cine en la Universidad de la Comunicación y participó en la segunda edición de Black Canvas con su filme titulado “Aquellas pálidas cabezas”, que cuenta la historia de dos personajes calvos, gordos y acomplejados que atienden unos baños de vapor popular y prueban productos de belleza de infomerciales.
Durante el cortometraje somos parte de los últimos días de la prueba de un tratamiento para el crecimiento capilar que los conduce a consecuencias trágicamente absurdas y hace reafirmar el nihilismo y la indiferencia de una sociedad que antepone cualquier banal esperanza.
Para Manuel Alacid siempre ha existido una obsesión hacia lo absurdo del ser humano y cómo deambula por la vida aferrado a cosas sin sentido. “Durante el tiempo en el que escribí el cortometraje estaba muy clavado con autores como Samuel Becket, Albert Camus y cineastas como David Lynch, Luis Buñuel y Roy Andersson”.
Nos comenta que la primera idea que surgió fue acerca de dos personajes en una regadera platicando sobre el cabello de Jesucristo y lo increíblemente cuidado que estaba, con un plano que sólo mostrara las cabezas calvas de los protagonistas. Con esas influencias planteó el subtexto de los temas que le interesaban, para finalmente hilarlo con la idea del inhóspito blanco que existe en los baños de vapor, el cual lo relaciona con el vacío existencial de los personajes, la monotonía y la rutina que se puede vivir en ellos dentro de este lugar. Sumado a las fachadas de los baños de vapor, que se encuentran totalmente envejecidos y en un estado totalmente precario.
Manuel Alacid nos dice que finalmente se enfocó en el texto y buscó la trama más idiota y absurda que se le pudiera ocurrir para remarcar el absurdo mismo de los personajes.
En cuanto a los retos que tuvo en la realización de este filme están el encontrar el lugar indicado y poder llegar a un acuerdo con los dueños para filmar ahí, tras un largo scouting con la ayuda de su productor Samuel Ferreira, encontraron los “Baños Marina” lugar donde los dueños fueron sumamente amables. El segundo reto implicó la humedad del lugar y el temor de que el equipo se descompusiera por ello y las terribles condiciones del lugar que estaba repleto de ratas y cucarachas.
Nos comenta estar agradecido con Claudio Zilleruelo y todo el equipo del Black Canvas por la oportunidad de exhibir su cortometraje un tanto extraño.
Considera que el cortometraje provocó en el público lo que se esperaba y eso le incita a seguir contando y creando propuestas personales.
Tiene un especial agradecimiento a Aldo Gutiérrez, egresado de la licenciatura de Cine en la Universidad de la Comunicación por proponer el corto.
Su mensaje para los jóvenes en el medio es que no tengan ningún miedo de ser juzgados por su arte, que traten de buscar propuestas nuevas por más absurdas o extrañas que parezcan, sin dejar de pensar en el público, que no dejen de filmar y experimentar, más aún siendo estudiantes, que tienen la oportunidad y la condescendencia de poder equivocarse, y que consuman todo tipo de cine, desde Batman y Robin hasta Tarkovsky.
Manuel Alacid es un joven que confió en sus ideas y las proyectó en el festival Black Canvas, con el apoyo de sus compañeros y de la Universidad de la Comunicación se perfila como uno de los talentos del cine mexicano.