“ESTRENO DE LA PELIC…

“Dos Fridas” tuvo su estreno en el fes…

LA MAESTRÍA EN CINE …

La maestría en cine documental de la Uni…

TE INVITAMOS A LA MA…

La Universidad de la Comunicación reci…

TE INVITAMOS AL WORK…

Aprende los aspectos fundamentales que p…

TE INVITAMOS AL WORK…

Conocernos a nosotros antes de potenci…

TE INVITAMOS A LA PR…

La coordinación de la Licenciatura en #C…

LA MAESTRÍA EN ESCRI…

La maestría en escritura cinematográ…

ANIMASIVO LLEGA A LA…

Esta semana, la licenciatura en animació…

LA DIRECCIÓN DE POSG…

BRAND BUILDING La Dirección de Posg…

"PARECE AMOR, PERO E…

“Parece amor, pero es violencia” es el t…

«
»
TwitterFacebookGoogle+

CINCUENTA: ACCIÓN PARA NO OLVIDAR, ACCIÓN PARA PONERNOS A PIE.

El pasado sábado 6 de octubre, por iniciativa de Luis Villegas, ex alumno de la licenciatura en Comunicación Gestión de la Cultura y las Artes, se llevó a cabo una acción simbólica colectiva en la que se intervino la plaza de las tres culturas, ejecutando las mismas dos tareas: caer y levantarse.

Dentro de esta pieza, CAER cincuenta veces simbolizó los años en que la matanza del 2 de octubre de 1968 ha quedado impune reflejando no sólo a las victimas de la matanza, sino a la sociedad mexicana permisiva, pasiva y falta de memoria. Por otro lado, LEVANTARSE, implica por sí mismo ponerse de pie, que simboliza continuar, recordar la causa del movimiento estudiantil, reflejando al mexicano que alza la voz, que brinda sus manos, que compromete con su entorno y que lucha por él, es no olvidar.

La acción centró su atención en contar las veces que nos ponemos en pie, pues algo que no se nombra no existe y por ello es necesario nombrar cada año en el que el movimiento estudiantil ha quedado sin justicia.

En dicha acción, participaron alumnos, ex alumnos y profesores de la Universidad de la Comunicación, así como vecinos de la colonia que se unieron en este movimiento para no olvidar, para recordar que somos uno mismo y que buscamos ser escuchados.

El 2 de octubre de 1968, la plaza de las tres culturas en Tlatelolco, fue escenario de una violenta represión perpetrada por el estado mexicano en contra del movimiento estudiantil, que por aquél entonces cobraba mayor visibilidad y recibía el apoyo de varios sectores de la sociedad. Ante la inminente inauguración de los Juegos Olímpicos, la mirada del mundo entero se posaba sobre México y, la lucha del movimiento estudiantil, amenazaba la imagen que el país quería difundir sobre sí, una imagen de progreso, estabilidad y paz; una imagen que aquella tarde terminó por desvanecerse y se convirtió en una incongruencia más que el estado se empeñó en ocultar.

En 2018, se cumplen 50 años del trágico suceso acontecido en la plaza de las tres cultura y en un país como el nuestro, victima del miedo y el silencio, es necesario recordar lo sucedido, es necesario conmemorar el movimiento estudiantil de aquellos años que buscaba generar una mejor nación, es necesario hacer patente que no olvidamos lo sucedido en Tlatelolco, no sólo para que no vuelva a suceder una represión así, sino para recordarle al mexicano de hoy, que tiene voz y que es libre de usarla, es más debe usarla.